25 abr. 2011

El hombre pájaro

Ella deslizaba su pincel por la pared
desenterraba algo de polvo, dijo entonces.
Él no se preocupaba del resto de las cosas
las olas nocturnas se llevaron sus recuerdos,
quería vivir en un planeta plagado de luciérnagas.

Ella jugaba a sacarse mugre de los ojos
estaba plácidamente acostumbrada a ello,
su vacía medialuna en el rostro lo afirmaba.
Mientras él jugaba a ser el hombre estelar
y bailaba ante la atenta mirada de las hienas.

Nunca giraron la manivela para retornar
Estoy plácidamente acostumbrada, dijo ella.
Mientras que él, cayó rapidamente del firmamento
de ser el hombre estelar, cambió al hombre pájaro,
mientras el fuego ardía y ardía, chocó con la pared.